UN HOMBRE CUENTA SU EXPERIENCIA AL VISITAR EL HOSPITAL DE GONJIAM

El hospital psiquiátrico abandonado de la película “Gonjiam: Haunted Asylum” es un lugar real, pero los riesgos de visitarlo no están registrados. Según Roy Bandun, un periodista de The Korea Times, la amenaza no son los fantasmas, sino los vivos: la policía, los vecinos, incluso nosotros mismos. El periodista, en el siguiente texto, comparte las veces que él mismo visitó el nosocomio y habla sobre los verdaderos peligros de visitar un lugar como ese.

“Visité por primera vez el hospital psiquiátrico de Gonjiam en febrero de 2010, invitando a cuatro o cinco amigos. Fue un viaje en autobús de 90 minutos desde Seúl. Finalmente aparecimos en la entrada principal, una cosa retorcida de metal viejo y entramos directamente. Pero el viaje terminó en una falla instantánea cuando el dueño de la propiedad, que había estado haciendo trabajos de jardinería cerca, nos abordó directamente en la entrada principal. Volví una semana más tarde con otros dos amigos, con las expectativas reducidas. Traje a un amigo estadounidense y a su novia coreana, quien me aseguró que estaba lista para el desafío. Esta vez entramos sin ser vistos y estaba el hospital delante de nosotros, un antiguo y blanco edificio en descomposición.

Mientras estábamos arriba, podíamos oír las voces de los hombres, agresivas y gritando cada palabra de maldición coreana que podían nombrar. Nos dio un susto pensando que era el dueño, pero resultaron ser chicos de secundaria que buscaban fantasmas. Más tarde durante esa visita, fuimos al segundo piso donde un fuerte viento cruzado ocasionalmente movía o cerraba una de las puertas. Esto fue demasiado para nuestra compañera coreana, que corrió todo el camino de regreso a la parada de autobús, lo que obligó a mi amigo a abandonarme para ir tras ella. Pasé unos 10 minutos solo allí, disfrutando de la brisa.

Reconocí que este fenómeno “supranatural” bien podría inducir a la gente a creer en causas sobrenaturales. Ahora, cada vez que encuentro una puerta golpeándose contra el viento, la abro o la cierro y digo que exorcicé el edificio. Quizás los visitantes futuros se beneficiarán de mi acción y no concluirán que los fantasmas están cerrando la puerta de golpe. Con los años, hice tres visitas más para mostrar a amigos del extranjero. He visto más graffitis, mayores medidas de seguridad, vandalismo para crear nuevas entradas y señales en el frente que amenazan con la pena máxima y multas de 5 millones de wones.

Otros han compartido sus propias historias de malos encuentros. Un amigo se unió a un grupo de encuentro de expatriados mal preparados y cuando salían por la puerta principal, un residente local agredió a uno de ellos. Conozco a un par de tipos que se escondieron de la policía, que patrulla el área regularmente. Otro extranjero con el que hablé afirmó que fue allí para tomar fotos pirotécnicas con lana de acero en el muy inflamable pasillo del hospital. La única razón por la que no quemó todo el lugar fue porque trajo pads para lavavajilla plateados en lugar de lana de acero real. En su lugar, comenzó una hoguera en el techo con registros hospitalarios abandonados.

Alrededor de 2012, una página de Internet, ahora extinta, afirmó que el hospital recibió 1,000 visitantes anualmente. Eso es sorprendentemente alto, pero aun así, probablemente una subestimación. Poco después, el hospital tocó la blogósfera de expatriados y CNN lo nombró uno de los siete “lugares más extraños del planeta”. Las instrucciones sobre cómo llegar están en Internet, pero nada de información acerca de visitas seguras y responsables.


Corrieron rumores sobre las misteriosas circunstancias de su cierre, de las muertes allí y de los fantasmas. Pero ese tipo de historias comienzan con la especulación en Internet entre los supersticiosos. Sé cómo se pueden hacer porque me inventé y propagué algunas, antes de tomar consciencia.

Hoy en día, ahora que “Gonjiam” es una exitosa sorpresa en la taquilla, ahora que prácticamente tiene su propia estación en el sistema de metro de Seúl, espero que haya un aumento en los visitantes de la zona. La película no fue filmada allí y puede ser porque el mismo dueño de propiedad que conocí hace ocho años aún se opone firmemente a cualquier intruso recreacional que visite el lugar.”

 

Fuente: The Korea Times

*Imágenes referenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *