El domingo pasado, durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, los atletas de Corea del Sur y Corea del Norte ingresaron por separado portando sus propias banderas nacionales, pero luego se unieron para marchar juntos en una muestra de acercamiento impulsado por el evento deportivo.


La bandera surcoreana fue llevada por el patinador de velocidad Lee Seung Hoon, quien ganó la medalla de oro el sábado, mientras que Kim Ju Sik, que compitió en patinaje artístico por parejas con Ryom Tae Ok en los Juegos Olímpicos, fue el portador de la bandera de Corea del Norte.

El evento comenzó a las 8 p.m. en el Estadio Olímpico de la ciudad, a unos 180 kilómetros al este de Seúl. Las dos Coreas tuvieron una marcha conjunta en la ceremonia de inauguración el 9 de febrero, con el deportista de bobsleigh (carrera de trineo) surcoreano Won Yun Jong y el jugador de hockey norcoreano Hwang Chung Gum llevando juntos la bandera de la Unificación Coreana, mostrando momentos de unión en nombre del deporte. A pesar de que en la ceremonia de clausura, los del Norte entraron primero y los del Sur aparecieron en el escenario más tarde, cuando los atletas hicieron su desfile más tarde, las dos Coreas crearon una escena similar a la ceremonia de apertura. Los norcoreanos marcharon primero, con algunos agitando la bandera de la Unificación Coreana, y los surcoreanos siguieron después, y algunos de los atletas del Sur fueron vistos caminando junto a los atletas del Norte.

A diferencia de la ceremonia de apertura, en la que los atletas de las dos Coreas usaban el mismo uniforme, en la clausura vistieron sus propios uniformes del equipo nacional, con el Sur en blanco y el Norte en rojo.