Fu Xuewei es una empresaria china de 25 años. Ella ha vivido con sus abuelos desde que tenía 10 años, después de que sus padres se separaran. Fu Xuewei es muy cercana a sus abuelos y los trata como si fueran sus amigos. Ella los lleva de vacaciones e incluso han ido a clubes nocturnos juntos.

Las cosas cambiaron, sin embargo, cuando su abuelo se enfermó gravemente en septiembre del año pasado. Los médicos le dijeron a Fu que su abuelo podría fallecer en cualquier momento debido a la gravedad de su enfermedad. Su abuelo siempre deseó poder entregar a Fu en su boda. Temerosa de que su abuelo no viviera para ver su deseo hecho realidad, Fu tomó las cosas en sus propias manos. Fu se puso un vestido blanco y preparó una sesión de fotos para la boda, a pesar de no tener planes de casarse en el futuro cercano.

Y a pesar de que no había novio, ellos lo único que quería era que su abuelo la acompañase por el pasillo de una  iglesia. Fu mantuvo todo en secreto a su abuelo y, un día, llevó a su abuelo al hospital para un chequeo cuando casualmente le dijo: “vamos a tomarnos algunas fotos hoy”. Su abuelo todavía estaba recibiendo una vía intravenosa cuando llegaron para la sesión de fotos.


La enfermedad de su abuelo ha cambiado la perspectiva de la vida de Fu. Ella quiere apreciar cada momento. Fu incluso se tatuó un retrato de su abuelo en su brazo para que nunca lo olvide. “Me tatué el retrato de mi abuelo en el brazo porque quiero que mis nuevos amigos y mis hijos puedan ver en el futuro como se veía“, dijo la adorable nieta.