El movimiento #MeToo en Corea del Sur logró una nueva hazaña ya que el gobierno ha ordenado un mayor castigo para los culpables de acoso. En medio del creciente movimiento #MeToo, el gobierno de Corea del Sur está planeando aumentar las sentencias de prisión y el estatuto de limitaciones para la violencia de género y el acoso en el lugar de trabajo. Los planes del gobierno incluyen extender el estatuto de limitaciones, así como también la pena de prisión a 10 años para los casos que involucran la obtención de relaciones íntimas a través del abuso.


En los casos de acoso, la pena máxima aumentará a 5 años y el plazo de prescripción aumentará a 7 años. Actualmente, la pena máxima de prisión para casos criminales que involucran relaciones a través del abuso es de 5 años. El plazo de prescripción es de 7 años. Y para los casos de acoso, el estatuto de prescripción actual es de 5 años y la sentencia máxima es de 2 años.


El gobierno también está planeando perseguir activamente casos penales contra aquellos que ignoran, instigan o encubran crímenes relacionados con el sexo. Los directores ejecutivos de empresas privadas también podrían enfrentar tiempo en la cárcel si no toman medidas disciplinarias contra los casos de acoso sexual. El gobierno no solo tomará más medidas mediante la ley, sino que también lanzará grupos especiales para combatir estos problemas. Los Ministerios de Cultura e Igualdad de Género también planean crear un centro para que los artistas denuncien agresiones o abusos y reciban apoyo legal.


El ministro de Igualdad de Género y Familia, Chung Hyun Back, estará a cargo de un grupo de trabajo del gobierno que llevará a cabo estos planes recientemente anunciados. “La exposición de casos de acoso y violencia se está extendiendo como un incendio forestal. La nación ha caído en un gran estado de shock y muchos se dan cuenta de que las mujeres ya no pueden estar sujetas a crímenes tan terribles“, afirmó el ministro Chung Hyun Back.