Todos hemos escuchado hablar acerca de los maravillosos productos cosméticos para el cuidado de la piel que existen en Corea del Sur y no exageraríamos si decimos que este país es toda una potencia en cuanto a productos de maquillaje y cuidado de la piel. Sin embargo, ¿qué hay de esos secretos tradicionales que han permanecido por generaciones y están muy al alcance del bolsillo de cualquier coreano?

En este artículo te daremos cinco consejos de belleza coreana que no te harán gastar ni un centavo y que los puedes realizar en tu propia casa. ¡Anímate a intentarlos!


1. Medio baño
El aumento de la circulación sanguínea es muy importante para una piel sana. Con el fin de estimular la circulación sanguínea los spas a veces tienen “ban shin yoks” o “medios baños” donde la parte inferior del cuerpo se sumerge en agua caliente hasta el ombligo, mientras que la parte superior del cuerpo permanece completamente seca. Esto crea una diferencia de temperatura en el cuerpo que conduce a un mayor flujo sanguíneo. ¡Puedes hacer esto fácilmente en tu hogar metiéndote en la bañera solo hasta la mitad del cuerpo!


2. Auto-masaje facial
Un auto-masaje facial mejora la circulación y estimula el drenaje linfático. Este proceso de cinco pasos puede parecer un poco tonto, pero funciona de maravilla. Sigue las instrucciones de The Face Shop y haz que tu piel luzca y se sienta mejor inmediatamente.


3. Ejercicio facial
Si trabajas los demás músculos de tu cuerpo, ¿por qué no los de tu cara también? Los músculos de la cara son importantes para mantener una apariencia saludable y juvenil. Si usas expresiones exageradas para decir las vocales, “A, E, I, O, U” en voz alta tres veces en la mañana y tres veces en la noche, esto estirará los músculos correctos y evitará la flacidez y las arrugas en tu rostro que ocurren cuando los músculos no se usan lo suficiente.


4. Lavar con agua de arroz
Supuestamente las agricultoras coreanas bañaban sus cuerpos y se lavaban el cabello con agua de arroz. Aunque esta creencia no se ha comprobado aún, muchos creen que se trata de un buen truco de belleza que hará maravillas en tu cara y cabello. Primero, enjuaga el arroz. Luego, remoja el arroz por 15 minutos en agua limpia. Luego, retira el arroz y usa el agua para lavarte la cara o como un enjuague para tu cabello después del champú.


5. Cuelga una toalla húmeda
Todas sabemos que el clima puede causar estragos en la piel, la calefacción puede sentirse bien en el frío del invierno, pero rápidamente dará lugar a una piel agrietada y escamosa. Si llevas tu toalla usada después de la ducha a tu habitación, agregará humedad al aire y evitará que tu piel se seque demasiado durante la noche.